Edel Juárez. Ni tu amor era tan grande ni la paciencia mi condena


No te puedo decir que estoy seguro de esta decisión porque no lo estoy no quiero renunciar a tu amistad pero ya veo que eso a ti no te importa.

Ni tu amor era tan grande ni la paciencia mi condena,
ahora que no me mata la espera me mata el necesitarte,
tanto se dijo de ti, tanto planear juntos
que apuro a barrer mi casa,
yo no quiero recuerdos tuyos.

Fui tu vida más breve, tu amor eterno inconcluso,

fui todo lo que soñé que pude ser a tu lado,

todo lo fuimos, todo se vivió en algún sitio,
más no fui motivo y me duele perder lo que nunca he tenido.

Ahora retomo las frases, me hago un nudo con el ombligo,
vuelvo a mirar lo que tengo, lo que nunca fue tuyo ni será de nuevo mío,
aprendo a amarte de a pocos, media de amor y media de olvido.

Por si volvieras me quedo con algunos planes, con todo el valor,

pero tonto que soy, el daño lo olvido.



Publicar un comentario