Problemas de comunicación.

Dos señoras mayores estaban sentadas en una terraza, un atardecer de verano. Disfrutaban de la brisa cálida. Los grillos ya estaban despiertos en el campo y su chirriar melodioso se confundía con el sueve canto del coro de una iglesia cercana que practicaba para el servicio del domingo. Una de las señoras, embelezada con el canto del coro comentó con alegria:
-¿No es bello ese sonido?

La otra señora, que se mecía suavemente al ritmo del chirriar de los grillos, le contestó:
-¡Ay, sí! ¡Entiendo que lo hacen al frotarse las patas traseras!
Publicar un comentario