Mirada.-Gonzalo Ceja

Esta rolita me la paso Rous, me encanto al escucharla y ps aqui esta el video.





Niña, estrella en cielo azul
locuras y hazañas de luna enamorada.
Niña, la magia solo tú
un par de alas blancas ocultas en tu espalda.
El capullo pronto se ha quedado atrás
de siempre y contra todo,
el orgullo de papá
la aventura diaria que haces de tu andar
reparas maravillas es tiempo de volar.

Niña, mamá de winnie pooh
caricia bien templada ternura comprobada
niña, muñeca solo tú
llovizna sincopada que juega en mi ventana.
Ahora todo es juego empiezas a correr
persigues papalotes, mariposas de papel
tus amiguitas dicen “comadre hay que comer”
juguetes y canciones siempre es tiempo de crecer.

Niña, traviesa solo tú
mi sol de porcelana rival de la mañana
niña, princesa solo tú
silueta de una dama con aires de gitana.
Parece todo es nuevo empiezas a vivir
mil planes en la mente, los tendrás que construir
quieres llorar, gritar, bailar hasta reír
no importa todo es bueno
con tal de verte feliz…
Intenta sonreir…
Vuélveme a sonreir…

Niña, bonita solo tú
gioconda maquillada, rubores de manzana
niña, modelo solo tú
pestaña restirada, boquita delineada.
Lapiz labial, rubor y menos corrector,
espejo reluciente y un buen delineador,
un toque más alla perfuma la ocasión
segura de ti misma despiertas la ilusión.

Niña, la reina solo tú
casual o de parranda, de fachas o de gala
niña, sexy solo tú
sin ser sofisticada tacón y minifalda.

El tiempo apremia y dices hay que trabajar
pero el fin de semana lo vas a disfrutar
todo se aclara con lo alegre de tu andar
en la plaza, la oficina, la calle o la cocina.

Niña, mi diosa solo tú
caricias liberadas, pasión desenfrenada
niña, mi amante solo tú
en la tina o en la sala,
el coche o en la cama.

Tu luz se enciende intensa al anochecer
chispitas de colores llenan el atardecer
La humedad tu piel repleta de placer
y generosamente te brindas oh mujer.

Niña misterio siempre tú
secretos en bandadas, estrellas encantadas
mira todo esto eres tú
una alma iluminada que descubro
a través de tu mirada…

Gonzalo Ceja
Publicar un comentario