Que dificil...



Cuántas veces hemos perdido a un ser querido, cuántas veces hemos asistido a un velorio y no sabemos qué decir, la perdida de alguien es un momento muy difícil, es una experiencia traumática, dolorosa, triste, culposa, en fin llena de sentimientos que la mayoría de las veces no sabemos enfrentar y no sabemos cómo ponerlos en orden. La  muerte siempre llega de improviso, y aunque las personas pudieran prepararse siempre será muy difícil afróntala. 

Con esta pérdida vienen muchas consecuencias, para algunos la perdida les quitara las ganas de hacer sus actividades habituales, otros querrán esconder el dolor o coraje la frustración en el trabajo y en sus actividades, esto depende mucho de la persona, o de la relación q se haya tenido con la persona que perdimos, cada quien vive su duelo y tristeza como quiere y como puede.

El proceso del duelo puede llevar  tiempo y las heridas se sanaran gradualmente, puedes ayudarte de psicólogos amigos familiares, lo que tu creas que te puede llevar a superar esto, y sobre todo hablarlo, no reprimas la tristeza que sientes y no dejes que nadie lo haga es parte del duelo, demostrar tus sentimientos.

Es normal que sintamos que “nos estamos volviendo locos” y que sientas mucha ansiedad, pánico, tristeza e impotencia. Algunas personas dicen tener una sensación de “irrealidad”, como si estuviesen mirando el mundo desde un lugar lejano. Otras se sienten malhumoradas, irritables y con resentimiento.

La familia y los amigos suelen participar en rituales que pueden ser parte de su religión, su cultura, su comunidad o de sus tradiciones familiares (como servicios religiosos, velorios o funerales). Estas actividades pueden ayudar a la gente a superar los primeros días posteriores a la muerte y a honrar a la persona que murió. La gente puede pasar algún tiempo reunida conversando y compartiendo recuerdos de la persona que falleció. Esto puede extenderse por días o semanas después de la pérdida y los amigos y la familia traen alimentos, envían tarjetas o pasan a visitarte.

Puede parecer imposible recuperarse después de perder a un ser querido. Pero la aflicción mejora gradualmente y se vuelve menos intensa con el tiempo.

Seguir adelante y aliviar la aflicción del duelo no significa olvidarse de la persona que has perdido. Volver a disfrutar de la vida no significa dejar de extrañar a esa persona. Y cuánto tiempo pasará hasta que comiences a sentirte mejor no es una medida de cuánto amabas a esa persona. Con el tiempo, gracias al apoyo de la familia y los amigos, y a tus propias acciones positivas, descubrirás maneras de enfrentar hasta la peor de las pérdidas.

Cuantas personas cercanas a nosotros han fallecido, otras simplemente hemos dejado de ver o nos hemos distanciado por alguna razón, por todo esto hay que decirles a estas personas que quieres lo que sientes, y no después llorar arrepentidos por todo lo que no hicimos o dijimos...

Si ya es tarde siempre estarán los momentos lindos que vivieron y siempre quedaran los recuerdos ahí es donde se hacen inmortales  todas las personas...
 

 Animo Peter Te qsioooooo mucho 

Algunas cosas  de: http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/someone_died_esp.html






Publicar un comentario