Delirios: Edel Juárez, No vaya a ser: Jaime Ades

El chorema de Edel Juárez va de acuerdo con la canción de Jaime Ades; algo viajadas. La canción trata de un sueño y que al despertar se encuentra con la insertidumbre de que su vida es un sueño y que no despertara.
Acaso, ¿no puede ser nuestra vida un sueño? o somos el sueño de una mente alienigena????

En cierta ocasión, yo, Chuang Tse, soñé que era una mariposa que volaba y disfrutaba por el cielo. No tenía idea de que fuera Chuang Tse. De golpe, desperté y era Chuang Tse de nuevo. Pero no puedo decir ahora si he sido Chuang Tse soñando que era una mariposa, o soy una mariposa que ahora sueño que es Chuang Tse. No obstante, tiene que haber alguna diferencia entre Chuang Tse y la mariposa. A esto le llamamos la transformación de las cosas.






Soñaba que dormia, y en mi sueño yo soñaba
Que cantaba esta cancion
Las horas se alargaban, las paredes se encogian
Todo embono mucho mejor
Pero no se lo digas a nadie
A nadie por favor.

Frases enroscadas que sembraba en la luna
A la hora de los dos.
Cuerpos de lagarto que se abrazan con la cola
Hacen pila sin razon.
Y yo aun no te conozco
Y yo se lo que se sabe
Cuando encuentras un amor.

El cielo esta mas alto ya y
la marea ha conseguido mis rodillas alcanzar.
Buscandote yo resbale y
Hacia el cielo fui cayendo sin poder parar jamas.
Y ahora se que en la espalda de saturno
hay un viejo testarudo que esconde la verdad.

Delirios de imagenes sobrepuestas.
Delirios de verdes lirios sobre la piel desnuda-
Como leche tibia bajaran mis besos por las olas y hondonadas de tus mares,
Veletas, velas ves, veme, volteate, sofocame.


Es larga la serie de soles que caen
Bebere de tu arroyo de silencios hasta ahogarme en el delirio de un momento.
Delirios de verdes lirios sobre la piel desnuda.


Cabalgar por el exilio de mi cama, por sobre la serie de reproches
Y para satisfacer el mal que busca tu cuerpo clara la noche.


Sola, sordida.
En mi casa, en mi cabeza.
Son más crudas las heridas de la pluma
Sobre el blanco entierro del papel y la mortaja.


Yo solo pregunto ¿Por qué?
¿Por quién aguardo?
¿Para quién padezco?
Y sobre todo… ¿Hasta Cuándo?.

Cien lamparas de halogeno se encienden en mi cuerpo
E ilumino el corredor.
Las llamas de tu pelo han llegado hasta el techo
Y eso nubla mi vision.
Y esconderme en las faldas de mi madre
Ya no es la solucion.

Más puede considerarse.....
Un huracán me mece ya y
Mil gladiolas me acompañan a encontrar un gran final.
Al despertar, me vi despertar.
Y hoy mi miedo es ser un sueño y no despertar jamas.

No vaya a ser
Pero no se lo digas a nadie
A nadie por favor.
Publicar un comentario