Alejandro Filio: Te quiero tanto


Las mañanas frías me han sorprendido últimamente, me levanto muy aprisa porque ya es tarde y tengo que apresurarme; rápido, ponte los pantalones, una camisa, ve al baño, lávate la cara, los dientes, péinate, regresa al cuarto y ponte zapatos chales ya son 7:10. Ponte el suéter, una chamarra que hace frio, recorcholis son 7:19, tiende la cama, saca al gato…

Pero dentro de esa conmoción diaria esta tu recuerdo, tu presencia que sin estar me da calor. Pienso en ti y sonrió como si me contara un chiste que jamás me había contado.

Salgo corriendo y me subo al transporte que como es costumbre va repleto. Ya en el trayecto pienso en ti: pienso en lo maravilloso sería estar junto a ti en el día a día y mis pensamientos me llevan hasta donde estas. Te veo también corriendo para llegar temprano, pensando en los pendientes del día. Miras tu celular para darte cuenta que ya es muy tarde y enseguida planeas la ruta, imaginas que calle estará menos saturada…

De repente interrumpo mis pensamientos y mi nube imaginaria se desvanece; ya estoy por bajar.

Y así comienza mi día pensando en ti y aumentando este amor por ti.
Publicar un comentario